Acción de Habeas Corpus

Habeas Corpus

Habeas Corpus es una figura del latín y la misma tiene como significado «Traedme o Presentadme el Cuerpo». La figura del Habeas Corpus se utiliza para toda persona privada o cohibida de su libertad sin las debidas formalidades de la ley o que se viere inminentemente amenazado de serlo, este o cualquiera persona en su nombre tiene el derecho a un mandamiento de habeas corpus, con el fin de que el juez o tribunal decida, sin demora, sobre la legalidad de la medida de privación de la libertad o de tal amenaza.

Es decir, el Habeas Corpus surge por la necesidad de suprimir toda forma de detención y encierros ilegales, irrazonables o arbitrarios, con el fin de proteger el derecho a la libertad. Es un instituto del derecho público y procesal, por tener origen y fundamento en la misma Constitución.

El Habeas Corpus está tipificado en el Artículo 71 de la Constitución de la República Dominicana, el mismo artículo reza de la siguiente manera:

“Toda persona privada de su libertad o amenazada de serlo, de manera ilegal, arbitraria o irrazonable, tiene derecho a una acción de hábeas corpus ante un juez o tribunal competente, por sí misma o por quien actúe en su nombre, de conformidad con la ley, para que conozca y decida, de forma sencilla, efectiva, rápida y sumaria, la legalidad de la privación o amenaza de su libertad”.

El Habeas Corpus nace por la necesidad de salvaguardar el tan apreciado derecho de la libertad, como sabemos, el principio de la excepcionalidad de la prisión preventiva plantea que “la libertad de cada persona es la regla y detención es la excepción”, para los casos en que, sin las debidas formalidades se aplica la excepción, es que el Habeas Corpus se ejecuta. Este principio lo observamos en el Art. 40.9 de la Constitución Dominicana:

“Las medidas de coerción, restrictivas de la libertad personal, tienen carácter excepcional y su aplicación debe ser proporcional al peligro que tratan de resguardar”.

Esta institución constitucional tiene una amplia base legal, parte de este la encontramos en nuestra Constitución, pero otra está estipulada en los tratados y convenciones internacionales, veamos algunos asientos de esta figura:
En el Artículo 40 de la Constitución de la República, vemos que el Derecho a la Libertad y a la Seguridad Personal está contemplado como un derecho fundamental, en especial, citaremos -en cuestiones de Habeas Corpus- los numerales 1 y 6.

“Art. 40.1. Nadie podrá ser reducido a prisión o cohibido de su libertad sin orden motivada y escrita de juez competente, salvo el caso de flagrante delito;

Art. 40.5. Toda persona privada de su libertad será sometida a la autoridad judicial competente dentro de las cuarenta y ocho horas de su detención o puesta en libertad. La autoridad judicial competente notificará al interesado, dentro del mismo plazo, la decisión que al efecto se dictare;

Art. 40.6 Toda persona privada de su libertad, sin causa o sin las formalidades legales o fuera de los casos previstos por las leyes, será puesta de inmediato en libertad a requerimiento suyo o de cualquier persona;


Si bien todo el Artículo 40, con sus 17 numerales, podrían llegar a hacer a aplicarse según las condiciones en que de vulneren, no es menos ciertos que, los citados son los más comunes en la materia.

No sólo la Constitución, como dijimos, versa entorno al Derecho a la Libertad, también podemos encontrar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde encontramos los:

Artículo 3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona;
Artículo 9. Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

De igual forma lo encontramos en el Art. 7 de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, que establece el Derecho a la Libertad Personal.

También, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos reza diciendo en su Art. 9 que:

“Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. Nadie podrá ser sometido a detención o prisión arbitraria. Nadie podrá ser privado de su libertad, salvo por las causas fijadas por la ley y con arreglo al procedimiento establecido en ésta”.

El solo reconocimiento constitucional de los derechos fundamentales no es suficiente si no va acompañado de garantías que aseguren la efectividad del libre ejercicio de los derechos. Ahora bien, hemos escuchado sobre la libertad, por esto hay que entender que, jurídicamente hablando, la libertad es un derecho natural e imprescriptible del hombre, que debe ser considerado como una facultad que afecte a todos ser humano.

En la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en Francia, de 1789, se dice que la libertad consiste en poder hacer todo lo que no daña a los demás. Es decir, que el goce de este derecho debe estar limitado exclusivamente en razón de asegurar a los demás el mismo derecho, y como, en una sociedad democrática, tal limitación no puede hacerse sino mediante ley, habría que concluir afirmando que la libertad es el derecho de hacer todo lo que no está prohibido por las leyes.

El Habeas Corpus y la garantía de los Derechos Fundamentales deben ser contemplada bajo las premisas:

1. Si la detención se ha llevado a cabo de forma ilegal, se exige la devolución inmediata de la libertad. – Acción de Habeas Corpus-
2. Si la detención se ha realizado legalmente, se deben garantizar los derechos del detenido. –Garantía de los Derechos Fundamentales-, amparado por el Art. 69 de la Constitución sobre Tutela Judicial Efectiva y Debido Proceso-
3. Si se somete a juicio al inculpado se le deben garantizar varios derechos durante el proceso. –Garantía de los Derechos Fundamentales-, amparado por el Art. 69 de la Constitución sobre Tutela Judicial Efectiva y Debido Proceso-

El Habeas Corpus tiene tres fines implícitos.

1. Preventivo: En virtud del cual toda persona en trance inminente de ser privada ilegalmente de su libertad física, podrá recabar el examen de la legitimidad de las circunstancias que, a criterio del afectado, amenacen su libertad, así como una orden de cesación de dichas restricciones.
2. Reparador: En razón del cual toda persona que se hallase ilegalmente privada de libertad puede recabar la rectificación de las circunstancias del caso. El juez determinará en su caso la libertad del detenido.
3. Genérico: Se podrán demandar la rectificación de las circunstancias que, no estando contemplados en los dos casos anteriores, restrinjan la libertad o amenacen la seguridad personal.

El Habeas Corpus desde el Código Procesal Penal.

La Constitución introduce el Habeas Corpus como una garantía a los Derechos Fundamentales; por su parte, el Código Procesal Penal, regula esta figura de forma más amplia, dando a conocer desde su tipificación, hasta sus formalidades, ejecutoriedad, audiencia, decisión, y prevé algunas situaciones que se pueden presentar.

Nuestro CPP, nos hace alusión a que, cito el segundo párrafo del Art. 381:

“No procede el habeas corpus cuando existan recursos ordinarios o pueda solicitarse la revisión de las medidas de coerción”. Es decir, el habeas corpus es un medio excepcional, cuando no existen otros medios que garanticen la libertad.
Requisitos para su solicitud.

La solicitud de mandamiento de habeas corpus no está sujeta a formalidad alguna y puede ser presentada por escrito firmado o por declaración en secretaría, por la persona de cuya libertad se trate o por su representante, en lo posible con indicación de:

1) El nombre de la persona en cuyo favor se solicita;
2) El lugar en donde se encuentre;
3) El nombre o designación del funcionario o la persona que haya adoptado la medida de privar, cohibir o amenazar en su libertad física a otra o el encargado del recinto en el cual se encuentre;
4) Una breve exposición de las razones por las que se invoca que la medida que le priva, cohíbe o amenaza en su libertad es ilegal;
5) La mención de que no existen recursos ordinarios ni es posible la revisión de la medida conforme a las reglas de este código.

Dato de interés…

– El habeas corpus está exento del pago de cualesquiera impuestos, tasas, valores, derechos, cargos o tributos.

Mas como el Habeas Corpus:

Derecho Constitucional

Estado de derecho

Un pensamiento en “Acción de Habeas Corpus

  1. En primer lugar, debo mencionar que es una opinión de infiltrada en el mundo del derecho.

    Hay dos enunciados que captaron mi atención:
    «la libertad de cada persona es la regla y detención es la excepción”.
    «la libertad es el derecho de hacer todo lo que no está prohibido por las leyes».

    Estos dejan por sentado, que es indudable la necesidad de que las leyes sean precisas y contundentes.

    Saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *