El Estado de Necesidad

驴Qu茅 es el Estado de Necesidad?

El Estado de Necesidad es una causa de justificaci贸n que exime la responsabilidad penal.
Una persona para proteger un bien jur铆dico y evitar un mal propio o ajeno, que suponga un peligro actual, inminente, grave e inevitable, vulnera a otro bien jur铆dico; cuyo da帽o no puede ser mayor al que se intenta evitar, siempre y cuando el mal que intenta evitar no haya sido provocado intencionalmente por el propio individuo.

Un estado de necesidad es el fundamento de la 芦Leg铆tima Defensa禄 que coloca al hombre en una dura alternativa:

1) Permanecer inerte al ataque de otro; 2) procurar salvar su inter茅s y su derecho mediante un acto que la Ley Penal reputa como delito.

Si tenemos presente el instinto de conservaci贸n  y una fuerza nos obliga a proceder de modo contrario a lo preestablecido por la Ley, el acto ejecutado no debe ser castigado, ya que se califica como una causa eximente de responsabilidad penal.

REQUISITOS

Se establecen una serie de requisitos que el actor de la conducta t铆pica que lesione bienes jur铆dicos ajenos habr谩 de cumplir para que pueda apreciarse la existencia del estado de necesidad. La divisi贸n de estos requisitos entre esenciales e inesenciales supone dos categor铆as que entran a analizar el grado de desvalor jur铆dico de la acci贸n y del resultado, de manera que los requisitos esenciales ser谩n el m铆nimo para que exista un menor desvalor de resultado, y los inesenciales habr谩n de cumplirse para concluir que no existe desvalor de acci贸n ni de resultado.

  1. Requisitos esenciales
    El cumplimiento de los requisitos esenciales permitir谩 apreciar si cabe o no aplicar la causa de justificaci贸n a la acci贸n t铆pica.
  • Bien en peligro
    Existe una alta probabilidad de da帽o para el bien jur铆dico a proteger. Tal peligro habr谩 de ser suficiente como para motivar la actuaci贸n del hombre medio ideal. Adem谩s, el peligro habr谩 de ser objetivamente real, de manera que no cabe aplicar la causa de justificaci贸n de estado de necesidad en el supuesto de que tan s贸lo exista la creencia subjetiva de que existe peligro. No obstante, en este supuesto podr铆a considerarse la existencia de un error sobre la causa de justificaci贸n, o la exculpaci贸n por existencia de miedo insuperable. Hay que destacar tambi茅n que el hecho de que sea una creencia fundada o no determinar谩 si existe o no error invencible. Adem谩s el peligro de ser destruido o da帽ado ha de ser inminente, es decir, no puede realizarse de forma preventiva.

Por otro lado, este peligro real ha de motivar la actuaci贸n salvadora impulsada 芦por un estado de necesidad禄, provocando as铆 una situaci贸n de conflicto entre intereses en la que se da帽a otro bien para salvar el bien jur铆dico en peligro, realizando as铆 una conducta t铆pica que en el supuesto de aplicar la causa de justificaci贸n no ser铆a antijur铆dica.

Finalmente, los bienes jur铆dicos susceptibles de ser salvados podr谩n ser propios o ajenos. Cierto sector doctrinal ampl铆a el margen, incluyendo los bienes comunitarios. No obstante, la gran mayor铆a de la doctrina se inclina por pensar que no cabe el estado de necesidad en una acci贸n que busque salvar intereses comunitario, o en todo caso, suprapersonales, precisamente por el peligro que supondr铆a legitimar una actuaci贸n en pro de bienes que trascienden la esfera del individuo y competen al Estado, como pudiera ser el orden p煤blico o la integridad territorial.

  • Acto salvador
    La acci贸n t铆pica que busque salvar un bien jur铆dico vulnerando otro acorde a un estado de necesidad habr谩 de tener posibilidades de salvar el bien jur铆dico. Dicho de otra manera, no cabe una conducta completamente inid贸nea e inadecuada cuya capacidad para salvar el bien sea nula o imposible.

Adem谩s, la acci贸n salvadora habr谩 de poseer animus salvationis, de manera que es exigible que la persona, subjetivamente, tenga como fin la salvaci贸n del bien jur铆dico. As铆, habr谩 que exigir que el sujeto conociera la situaci贸n de peligro, as铆 como la necesidad de su acci贸n para salvarlo. En ning煤n caso cabe hablar de causa de justificaci贸n si el sujeto hubiera actuado desconociendo la situaci贸n de necesidad, y movido por fines distintos a los salvadores.

Cabe destacar que la doctrina se halla dividida en cuanto al encaje en el estado de necesidad de un da帽o provocado por imprudencia, en el supuesto de que tal imprudencia estuviera condicionada por un fin salvador. (Supuesto del conductor que recoge a un herido, y que al llevarlo con la urgencia necesaria al hospital, atropella a otro individuo).

2. Requisitos no esenciales
Su cumplimiento supone la aplicaci贸n de una eximente completa. En el supuesto de que no se cumplan los requisitos inesenciales, ser谩 susceptible de considerarse estado de necesidad disculpante o exculpante, lo que requerir谩 un posterior an谩lisis en el estrato de la culpabilidad y reducir谩 la eventual pena.

  • Necesidad del medio empleado
    Partiendo de que se est谩 da帽ando un bien jur铆dico con el fin de salvar otro, hay que analizar si el da帽o provocado podr铆a haber sido menor si se hubiera empleado otro medio de defensa menos lesivo y que hubiera evitado el mal con igual seguridad.Por otro lado, y llevando al extremo este principio, habr铆a que destacar que el estado de necesidad tiene un car谩cter completamente subsidiario, de manera que en el caso de que exista un medio que no lesione inmediatamente bienes jur铆dicos ajenos, existe un deber de acudir a ellos. As铆 pues, habr谩 de acudirse a la ayuda estatal o a la fuga antes que a la agresi贸n de un bien jur铆dico.

Finalmente, y de acuerdo con lo anteriormente dicho, se crea la figura del exceso intensivo, que supone la aplicaci贸n de un medio innecesario o el uso de un medio excesivamente agresivo para con el bien lesionado.Tambi茅n hay que destacar la figura del exceso extensivo, que supone la lesi贸n de un bien jur铆dico excesivamente tard铆a, de manera que hab铆a pasado demasiado tiempo como para utilizar el medio lesivo y que 茅ste fuese 煤til para salvar el bien jur铆dico en peligro.Los excesos pueden ser dolosos, inconscientes, imprudentes o motivados por error vencible o invencible.

  • Proporcionalidad de males
    El mal provocado ha de ser igual o menor que el mal que se trata de evitar. De esta manera, s贸lo cabe la proporcionalidad en caso de conflicto entre mal salvador menor que mal salvado (inter茅s preponderante) o entre mal salvador igual a mal salvado (inter茅s equivalente).

As铆, a la hora de entrar a ponderar los intereses, existen una inmensa divisi贸n sobre el criterio a seguir. De esta manera, la ponderaci贸n b谩sica se fundamenta en una valoraci贸n de intereses en funci贸n del valor otorgado por la pena que imponga el C贸digo Penal. No obstante, tambi茅n hay que tener en cuenta la ponderaci贸n del estado del bien, de manera que el bien intacto no ha de prevalecer sobre el bien da帽ado. (Por ejemplo, no cabe extraer un ri帽贸n sin consentimiento para trasplantarlo a un enfermo).

Finalmente, tambi茅n habr谩 que atender al grado de peligro de la acci贸n salvadora en comparaci贸n al grado de riesgo de la situaci贸n que ponga en peligro el bien jur铆dico.El principio de proporcionalidad de males tiene tambi茅n una gran relaci贸n con el exceso intensivo, en el que se emplea un medio que causa un da帽o desproporcionado en comparaci贸n con el da帽o que se quiere evitar.

  • Ausencia del deber de sacrificio
    Algunas personas, por raz贸n de oficio o cargo, tienen la obligaci贸n de sacrificio. Son excepciones a la exigibilidad com煤n que a la persona impone el ordenamiento jur铆dico, provocando una alteraci贸n en la normal ponderaci贸n de intereses. Estas excepciones limitativas del uso del estado de necesidad como causa de justificaci贸n deben coincidir con los l铆mites legales o sociales de su profesi贸n y con las circunstancias, no se puede exigir un comportamiento heroico o virtuoso.

Cabe destacar que estos obligados, lo son por voluntad propia, y como consecuencia directa del cargo u oficio que desempe帽an. Ejemplos de personas sometidas al deber de sacrificio ser铆an los integrantes de los cuerpos policiales, bomberos, militares, las tripulaciones de buques y aeronaves, el personal sanitario en caso de epidemia, etc.

  • Ausencia de provocaci贸n intencionada
    La doctrina se halla dividida sobre la extensi贸n real de este requisito. El sector mayoritario piensa que existe falta de provocaci贸n intencionada si el autor, pese a ser el causante intencional del peligro que acecha a los bienes jur铆dicos, no ten铆a intenci贸n de provocar tal peligro con el objetivo de ampararse despu茅s en el estado de necesidad.

Otro sector doctrinal opina que siempre que el peligro haya sido provocado intencionadamente, no se cumple el requisito de ausencia de provocaci贸n intencionada. En otras palabras, la primera doctrina defiende la falta de provocaci贸n intencionada de la situaci贸n de necesidad, mientras que la segunda defiende la falta de provocaci贸n intencionada del peligro, siendo indiferente si el sujeto buscaba o no provocar el estado de necesidad.

Referencias bibliogr谩ficas

Enciclopedia Jur铆dica

Mas como: El Estado de Necesidad

Derecho Penal

Derecho Constitucional

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *